DENTAL'ALCUDIA | clínica d'especialitats
inicio
 
quienes somos
equipo humano
especialidades
salud bucal
consejos
links
contacto
 
- PERIODONCIA -
 
   


La enfermedad periodontal, conocida vulgarmente como “piorrea”, es una enfermedad crónica que afecta a las encías y a la estructura de soporte de los dientes (hueso y ligamento periodontal). Las bacterias presentes en la placa ayudan a la aparición de la enfermedad. Si no se retira, cuidadosamente, todos los días con el cepillo y el hilo dental, la placa se endurece y se convierte en una sustancia dura y porosa llamada cálculo (también conocida como sarro).

Las toxinas, que se producen por las bacterias de la placa, irritan las encías y  provocan que  éstas se separen de los dientes y se forman bolsas periodontales, las cuales se llenan de más toxinas y bacterias.
Conforme la enfermedad avanza, las bolsas se extienden y la placa penetra más y más hasta que el hueso que sostiene al diente se destruye, lo que hace que los dientes comiencen a moverse. A veces, la pérdida de hueso es tanta , que el diente se cae sólo, o necesita ser extraído.

Hay factores que ayudan al desarrollo de la enfermedad, como son el tabaco, la diabetes etc…

Etapas de la enfermedad periodontal:

Existen muchas formas de enfermedad periodontal. Entre las más comunes se incluyen las siguientes:

  • Gingivitis: La forma menos severa de la enfermedad. Hace que las encías se pongan rojas, inflamadas y que sangren fácilmente. Normalmente hay poca, o ninguna, incomodidad en esta etapa, aunque hay algún tipo de gingivitis aguda que produce intenso dolor y mal olor. La gingivitis es reversible si es tratada profesionalmente y con un buen cuidado oral en casa.

  • Periodontitis ligera: Si la gingivitis no es tratada, puede progresar hacia una periodontitis.  En esta fase, ya hay una ligera pérdida de hueso.

  • Periodontitis moderada o avanzada: La periodontitis moderada o avanzada se desarrolla si las primeras etapas de la enfermedad pasan desatendidas. Esta es la forma más avanzada de la enfermedad en donde ocurre una extensa pérdida de hueso y tejido.

  • Periodontitis Agresiva: Puede ocurrir en adultos, adolescentes o niños, y se caracteriza por la rápida pérdida del hueso alrededor de los dientes permanentes. Irónicamente, puede ocurrir en personas que no acumulen demasiada placa o sarro, pero sin embargo tienen una mayor predisposición personal o genética para desarrollar la enfermedad. Si no es tratada oportunamente, la infección puede conducir a una gran pérdida de hueso en poco tiempo, lo que hace que los dientes se aflojen.

Prevención y diagnóstico de la enfermedad periodontal:

Un cepillado apropiado tres veces al día, así como hilo dental diariamente ayudarán a prevenir la enfermedad periodontal.
Una limpieza profesional, cada tres o seis meses, realizada por un dentista o un experto en higiene dental removerá la placa y el sarro en áreas difíciles de alcanzar, y consecuentemente son susceptibles a la enfermedad periodontal.
Durante una revisión dental regular, el dentista o el experto en higiene inspeccionará las encías y el espacio entre el diente y la encía para descartar la enfermedad periodontal. Si las señales de la enfermedad han progresado hasta un cierto punto, el dentista aconsejará que el paciente se realice un tratamiento periodontal más a fondo.

 
   
blanqueamiento
implantologia
periodoncia
ortodoncia
 

Etapas de la enfermedad periodontal:


Gingivitis.

Periodontitis ligera.

Periodontitis moderada o avanzada.

Periodontitis agrevisa.

 

periodoncia



Por:
Santiago Torres Domingo y Lua Castro Galbán

DENTAL´ALCÚDIA
Clinica d´especialitats
 
     
 

periodoncia

Síntomas y señales de alerta:

En ocasiones la enfermedad periodontal puede progresar sin ningún síntoma ni dolor. Durante una revisión dental regular, el dentista busca señales de la enfermedad periodontal, por lo que la enfermedad aún no detectada puede ser tratada antes de que avance:


Encías blandas, inflamadas o rojizas.

Sangrado al cepillarse o al pasar el hilo dental, o incluso de repente (almohadas marcadas de sangre).

Encías que se separan de los dientes.

Dientes flojos o separados.

Pus entre la encía y el diente.

Mal aliento o mal sabor de boca continuo.

Cambio en la forma en la que los dientes se encajan al morder.

Cambio en el ajuste de dentaduras parciales.


 
     
mapa web[mapa web]

inicio | quienes somos
| equipo humano | especialidades | salud bucal | consejos | links | contacto
cirugía
| implantologia | periodoncia | ortodoncia

Copyright © 2009 D E N T A L ' A L C U D I A | clínica d'especialitats | Todos los derechos reservados | Términos de uso | Política de privacidad


web creada y diseñada por DIFERENTe corporativa